Archivo para diciembre 2011

El fútbol desde otra óptica: Parte III – Al servicio del poder.   3 comments

En varias ocasiones, fútbol y política han ido de la mano, demostrando que el fútbol, al ser el deporte más popular del mundo, puede ser utilizado como arma para influenciar intelectualmente a los pueblos. Recae en tan pocas manos el poder (ya sea económico, político, etc.) que en varias ocasiones coinciden los poderosos del fútbol con aquellos que toman las grandes decisiones del mundo en general. Muchas veces éste fantástico deporte ha servido como propaganda de regímenes totalitarios, otras veces, partidos de fútbol han sido utilizados como gesto de agradecimiento de un gobierno hacia otro y se ha dado el caso de que un partido entre dos selecciones nacionales haya sido el “puntapié inicial” de una guerra.

En 1934, se organizó el segundo Mundial de Fútbol en la Italia de Benito Mussolini. La presión que tenía la selección italiana para ganar la Copa era tal que su director técnico, Vitorio Pozzo, había recibido amenazas de muerte en caso de no conseguir el objetivo. Afortunadamente para el, Italia fue la vencedora de la Copa. Los jugadores ofrendaron su triunfo a Mussolini (que siguió todos los partidos de la selección local desde el palco de honor) e incluso saludaban a los espectadores con la palma de la mano extendida. La gloria, que fue producto del sacrificio y trabajo en conjunto de los jugadores, en definitiva no le fue reconocida a ellos sino al régimen de Mussolini. El poder de ser los mejores del fútbol mundial no le perteneció a ellos, que fueron los verdaderos hacedores del mismo, sino que le perteneció a alguien ajeno y le sirvió para hacer propaganda de su régimen. Quizás de forma inconsciente, como una forma de alienación, los jugadores se esforzaron por dejar bien en alto el régimen fascista sin proponérselo.

Cuando la pelota se pincha.

Otro Campeonato del Mundo que se disputó bajo una dictadura fue el del año 1978, en la República Argentina. En aquel entonces, el país se encontraba abajo el gobierno del general Videla. A pesar de las aberraciones que sucedían en Argentina, el Mundial fue bendecido por el Papa. Por su parte, el presidente de la FIFA, Joao Havelange, fue condecorado por el general Videla en el partido inicial de la Copa y Berti Vogts (capitán del seleccionado alemán) dijo que en Argentina reinaba el orden y no habían presos políticos. Sin embargo, a pocas cuadras del Estadio Monumental de Núñez, se encontraba el centro de tortura de la Escuela Mecánica de la Armada. Como se observa, las máximas autoridades religiosas, políticas y del fútbol, se unieron con el fin de mostrarle al mundo una Argentina muy distinta a la que en realidad era y a la vez distraer al pueblo mientras muchos de sus compatriotas eran torturados y desaparecidos. En definitiva, el pueblo era engañado en pos de los intereses de unos pocos. Como no podía ser de otra manera, el Mundial fue ganado por la escuadra albiceleste, eso sí, bajo un manto de sospechas, ya que en un partido ante la selección peruana debía derrotarla por un tanteador abultado para no quedar eliminada y lo hizo por 6 a 0. Al finalizar el torneo:, casi todos contentos: los dictadores por haber cumplido con su cometido de mostrar una imagen de una Argentina ideal, la FIFA por haber cumplido con el régimen, los jugadores argentinos por haber sido campeones y una parte del pueblo celebrando la victoria sin reparar en que ese mismo gobierno estaba atormentando a muchos otros argentinos.

Capitanes de las dos Alemanias separadas por el Muro de Berlín se saludan en un encuentro correspondiente al Mundial de 1974.

Cuatro años atrás, en un partido por el Campeonato del Mundo disputado en Alemania en 1974, se enfrentaron en la ciudad de Hamburgo (Alemania Occidental) las dos Alemanias separadas por el Muro de Berlín. Se enfrentaban occidente contra oriente, capitalismo contra comunismo. Curiosamente para muchos, el encuentro tuvo como vencedora a Alemania Oriental. Fue sorpresivo el resultado ya que para todo occidente el fútbol del otro lado de la Cortina de Acero era corrupto al igual que los gobiernos comunistas. Existía un gran temor en la sociedad occidental sobre la posible expansión del comunismo, temor impuesto por los poderosos y capitalistas que veían en él el fin de sus dominios a manos del proletariado. El partido fue considerado como una lucha de dos ideologías y formas de vida y, a pesar de que finalmente Alemania Occidental levantaría la Copa, se quedaría con el trago amargo de aquel partido.

En los años ’60, en la España de Franco, el cuadro del gobierno era el Real Madrid, que no se cansaba de ganar ligas y copas internacionales. Donde jugaba dejaba bien en alto el nombre del dictador. En cambio, cuadros como el Fútbol Club Barcelona o el Athletic de Bilbao, eran representantes de la España republicana. Cuando cayó la democracia, varios jugadores catalanes y vascos fueron declarados en rebeldía por la FIFA e inhabilitados de jugar al fútbol de por vida, encontrando muchos de ellos escapatoria en el fútbol latinoamericano. Otro ejemplo de comunión entre la FIFA y un gobierno totalitario.

En Libia, durante las eliminatorias para un Mundial, sucedió algo curioso: debido a que Argelia apoyó a Libia luego de que los norteamericanos bombardearan Trípoli, la selección local no se presentó a disputar el encuentro cediéndole los puntos a Argelina en señal de agradecimiento.

A fines de los ’60 las relaciones entre Honduras y El Salvador eran muy tensas. Se debían enfrentar las selecciones de ambos países para definir quien clasificaría al Campeonato del Mundo de 1970. Durante los dos partidos, hubieron muchos enfrentamientos que dejaron unos cuantos heridos y muertos. A la semana, ambos países rompieron relaciones y se desató una guerra que se llevó la vida de 4.000 personas. Vale acotar que los dos países se encontraban bajo dictaduras que eran apoyadas por los Estados Unidos, que sacaba cuentas mientras se enfrentaban y mataban hondureños y salvadoreños.

Como corolario, podría decirse que en el fútbol, en varias ocasiones, al igual que en el resto de las actividades sociales, las normas y el dominio los imponen unos pocos logrando distraer y engañar a las grandes masas en pos de sus intereses.

Publicado diciembre 20, 2011 por Martín en Fútbol, Política

Etiquetado con ,

La magia de la Navidad.   Leave a comment

Navidad: alegría y felicidad.

No debe haber época del año en que los niños, y los no tan niños, estén más expectantes e ilusionados que cuando se acerca Nochebuena y Navidad. Ya sea en el pequeño Uruguay, en la inmensa Rusia, en la calurosa Uganda o en la gélida Islandia, a la medianoche del 24 de diciembre se multiplican los brindis festejando su llegada. Es que la magia que envuelve a estas fechas trasciende edades y fronteras. Si bien la Navidad tiene un carácter totalmente cristiano, es menester señalar que la misma adquirió una dimensión tan grande que incluso personas no cristianas se reúnen a darle la bienvenida.

El 8 de diciembre, día en el que se arma el arbolito de Navidad, ya comienza a vivirse ese clima de fantasía. Sacar el arbolito de la caja, armarlo, adornarlo con chirimbolos, luces, guías, etc…junto al pesebre lleno de vida, es el acto de bienvenida a una festividad mundialmente celebrada. Es hermoso ver el resplandor de las luces del arbolito en los chirimbolos y la vida que adquiere el mismo. Ya sea en casas o en comercios, las luces navideñas aparecen por doquier; los pueblos y ciudades se llenan de espíritu navideño. En las calles se respira un aire festivo acorde se acerca la fecha, la figura de Papá Noel (también conocido como Santa Claus), ese simpático gordito vestido de rojo y blanco con una carcajada grave y un aire bonachón, aparece por todas partes.

El 24 a la noche, las familias se juntan para festejar la Nochebuena y la Navidad. No faltan las comidas clásicas como el pavo, el budín, el turrón, el pan dulce y demás (que si bien en su mayoría son comidas típicas del invierno, en el hemisferio sur también se estilan comer). Sobre la medianoche, el cielo se llena de luces y fuegos de artificios,  miles de personas se asoman a ver ese hermoso espectáculo multicolor. Por su parte, y de forma imperceptible, el tan esperado Papá Noel recorre una por una las casas para dejar los regalos.

NAVIDAD, sinónimo de alegría, reencuentro, brindis, paz…pero sobre todas las cosas, sinónimo de MAGIA.

Publicado diciembre 16, 2011 por Martín en Navidad

Etiquetado con , , ,