Archivo para la categoría "Nostalgia"

Canciones para no dormir la siesta.   2 comments

A cantar y jugar con Canciones para no dormir la siesta.

 

Eran tiempos difíciles en Uruguay, la década del ’70 y comienzos de la década del ’80 estuvieron signadas por terrorismo de estado, secuestros, desapariciones, crímenes de lesa humanidad y también por la resistencia. Es en este contexto donde un grupo de músicos se unen y crean un grupo que marcó la infancia de muchos uruguayos: Canciones para no dormir la siesta.

Gonzalo Moreira, Susana Bosch, Jorge Bonaldi, Nancy Guguich y Horacio Buscaglia, entre otros artistas, con canciones como ‘El país de las maravillas’o ‘Al botón de la botonera’ y con cuentos como el de ‘Sensemayá’ cautivaron no sólo a los niños, sino también a muchos jóvenes y adultos que encontraban en sus letras a compañeros en su afán por terminar con años tan oscuros, identificándose con las mismas.

A continuación, la letra de la canción que más me gustaba y al día de hoy me emociona: ‘El país de las maravillas’.

Verás que pronto llegará el día
que tú querrás salir a buscar
aquel país de las maravillas
que al irte para la cama
te contaba tu mamá.

Y allí, doblando nomás la esquina
podrás encontrarte algún dragón,
verás mover sus siete cabezas
con siete cuellos corbatas,
buscándote el corazón.

Te rodearán las brujas del desencanto,
que con su voz pueden transformarte en piedra,
y encontrarás detrás de los escritorios
gigantes lobos feroces
queriéndote devorar.

Aquel país de las maravillas
tendrás que hacerlo de realidad,
verás que no aparecen las hadas
ni genios que arreglen todo,
ni Batman ni Superman.

Y tú verás que el mundo no está embrujado,
que es tan real como el amigo que está a tu lado,
y junto a él, tomándote de la mano,
podrás cumplir con tus sueños
haciéndolos realidad.

Así tendrás las botas de siete leguas,
y a los demás que sueñan como tu sueñas,
y aquel país nacido de fantasía
será tan cierto algún día
como un pedazo de pan.

Publicado julio 17, 2012 por Martín en Canciones, Música, Nostalgia

Etiquetado con ,

Nostalgia: dibujos animados.   Leave a comment

El Pájaro Loco.

Qué lindo y qué bien viene cada tanto recordar nuestra infancia. Aquellos años en los que las responsabilidades eran menores, en los que en algunos casos uno deseaba ser grande. Paradójicamente, al llegar a ser adulto, uno añora en ocasiones volver a ser niño, jugar con los amigos del barrio o de la escuela, cambiar figuritas, jugar a la escondida, mirar dibujos animados, por nombrar algunas “actividades” inherentes a la niñez.

Mi infancia transcurrió durante las décadas del ’80 y’90, años en los cuales ocurrieron sucesos de gran importancia tanto a nivel nacional como internacional: el retorno a la democracia, el fin de la Unión Soviética, la catástrofe de Chernobyl, la caída del Muro de Berlín, la Guerra del Golfo Pérsico, la liberación de Nelson Mandela o la explosión del transbordador Challenger.

En esos años, mi mayor preocupación radicaba en como Los Thundercats acabarían con Mumm-Ra, como Jerry escaparía de Tom o los goles que marcaría Oliver Atton en Supercampeones. ¡Que lindos los dibujos animados de aquella época! A mi entender, mucho menos violentos y más inocentes que los actuales. Recuerdo a Los Pitufos, Los Picapiedra, Los Ositos Cariñosos y el Inspector Gadget. Como olvidarme de La Pantera Rosa y el Pájaro Loco con su particular risa. Qué lindos recuerdos me traen Popeye, Mazinger-Z con su puño volador, He-Man, Los supersónicos o Punky Brewster. Cuántas tardes me hicieron compañía los maravillosos Osos Gummies y Las Tortugas Ninja, cuántas veces soñé con ser Astroboy, cómo me divertía con Daniel el Travieso. También supe entretenerme mirando a Los Ewoks, el Conde Pátula, Mickey y todos sus amigos de Disney. Que lindo era aprender de la mano de aquel sabio con barba blanca de Érase Una Vez…, dibujo muy educativo por cierto.

Por supuesto que se me olvidan muchos más dibujos que me acompañaron en el transcurrir de aquellos primeros años de vida. Agradezco haber crecido con todos aquellos personajes, los cuales eran capaces de llenar de magia nuestra infancia sin necesidad de tanta violencia. En fin, los tiempos cambian y los dibujos animados también. Sin embargo, hay algo que no cambiará: el lugar que guardan en mi memoria aquellos héroes de antaño.

Publicado agosto 22, 2011 por Martín en Dibujos anmiados, Nostalgia

Etiquetado con , , ,